UBATUBA

enero 16, 2008

Ilustración de Guazzelli.

Mapa dibujado por Guazzelli, donde se ubica el árbol en cuyas ramas aconteció el legendario enfrentamiento entre el cachorro y la inmensa cobra, y la posición exacta de la región de Ubatuba, mítica región de niños soñadores.

– –

A FRANCIELLE DELUCA LE GUSTA EL CHOCOLATE

UBATUBA-SÃO PAULO-BRASIL. 2004// Martes 8 de junio: Con sólo R$10 reales de combustible en el coche, Talita Ribeiro y su familia llegan a la luna// Miércoles 9: Incapaz de salvar la vida de una tortuga enferma, Caroline ve hundirse su carrera como bióloga// Caio Pedro se muere de frío en el polo Norte y se convierte en muñeco de nieve// Tatiana emprende un viaje en barco a una isla de la que no regresará jamás// Después de subir muchas escaleras tratando de alcanzar a su madre, Talita no llega a ninguna parte// Jueves 10: Caroline sufre los extremos calores y ve perpleja cómo el sol derrite carros, escuelas, todo// Sábado 12: Muere Wesley al tomar un remedio que contiene veneno y droga// Domingo 13: Mariana, de 10 años de edad, es la única superviviente de la primera explosión universal// Viernes 18: Tatiana es víctima de la traición de un pez// Sábado 19: El miedo desborda a Caroline cuando descubre que todas las personas del mundo han engordado// Sábado 3 de Julio: Los pequeños hurtos perpetrados en su propia fábrica, evidencian que a Francielle Deluca le gusta el chocolate…

Por increíble que pueda parecer, los protagonistas de estos incidentes son todos moradores de Ubatuba, región ubicada en el litoral norte paulista. Ubutaba (en su acepción indígena Tupí-guaraní) está atravesada por el Trópico de Capricornio, y es la zona del Hemisferio Sur que recibe los primeros rayos de sol al comienzo del verano, el día 22 de diciembre. Además, es la tercera superficie en el mundo donde viven más niños soñadores por metro cuadrado, después del barrio nipón de Ikebukuro (en Tokio) y del pequeño poblado maya de Uspib, a 3 horas en coche de la ciudad yucateca de Mérida (en México).

Muy conocido es el caso de la introspectiva escritora brasileña de origen ucraniano (1920- 1977) que, ya sea para reponerse de sus crisis intimistas o para sentirse viva, viajaba a este soleado poblado (a sólo 4 horas de autobús de São Paulo) para entrevistarse con los niños y niñas y conocer sus sueños. No hay señales patentes que expliquen la causa de esta eclosión de sueños infantiles, y de la capacidad para recordarlos y narrarlos, pero ha sido desde siempre un hábito (incluso cuando la región estaba habitada exclusivamente por los indios Tupinambás) la naturalidad con que meninos y meninas los comparten e incorporan en sus vidas diarias. A partir de sus sueños, estos niños toman decisiones tan simples como ir o no a la escuela un día concreto, hacer o no un nuevo amigo, elegir qué animal tienen por mascota; y decisiones mucho más enrevesadas como emprender en solitario la búsqueda de huevos fósiles de dinosaurios de la clase de los “Guaibasaurus”, predecir la aparición de un ovni, o dedicarse con obstinación a rebautizar una calle o río cercano. Estos dos últimos casos (registrados en la prensa del 16 sept. 1957 y 18 nov. 1989. Diario O GLOBO) hacen de Ubatuba un lugar idóneo para niños soñadores y, sin duda, un punto privilegiado en el mapa que he trazado para recopilar sueños, tarea que empecé hace algunos años en la ciudad oaxaqueña de Tehuantepec (lugar de niños mexicanos soñadores de miedo, corazones y huesos), y que me ha llevado a sitios inquietantes en Francia, España, Japón y, próximamente, India y África (donde localicé a un grupo de niños que sueñan con bacterias y volcanes).

En Brasil no usé el método sofisticado que usé para recoger sueños en México, y simplemente pedí a los niños de Ubatuba que los escribieran y dibujaran en un cuaderno. Sin importar que hicieran faltas ortográficas y sin ilustrarles en la forma de “escribir un sueño”, pedí a 3 grupos de cuarto de primaria de distintas escuelas que registraran los sueños que con tanta espontaneidad cuentan a diario a viva voz. Algunos de estos sueños aparecen aquí ilustrados por cortesía de célebres artistas brasileños: el efervescente cartógrafo Guazzelli, el invicto batidor emplumado Allan Sieber, el descapotable Fabio Zimbres, y el trepidante cabeza-giratoria Flavio Morais, que en su ilustración mezcló los sueños de 9 niños y niñas.

Fue en São Paulo donde tuve la fortuna de conocer a Guazzelli (a punto de contraer nupcias con su resplandeciente novia), y me contó cómo un sueño reciente le había hecho merecedor de un premio: En su sueño, Guazzelli veía las dos viñetas ganadoras en un certamen de cómic. Al despertar, aún las recordaba. Las dibujó y las mandó a un concurso de cómic celebrado en el norte de Brasil. Ganó.

Yo mismo sufrí los embates de Capricornio en Ubatuba, y el jueves 3 de junio/04 tuve un sueño que hace referencia a esta revista: En una pared se proyectan imágenes de personas durante un festival celebrado por 50_easy. Aparece la imagen de un grupo de escultores. Uno no ha querido salir y en su lugar está una cabeza de piedra. Aparece la imagen de un grupo de 10 monjes tibetanos vestidos de rojo, sentados uno al lado del otro. Austeros y esenciales. El monje central habla en representación del grupo. En un castellano torpe dice:
-Cuando voy a Hong Kong siempre me doy un masaje en el soko. No tengo miedo del soko.
Luego el monje hace una críptica descripción de sus encuentros en el soko, y añade:
-Sólo 5 cosas son necesarias -y mostrando los 5 dedos de cada pie, los estira para enfatizar las “5 cosas necesarias”.
El resto de los monjes hace lo mismo.

(Roger Omar)

(Publicado en el no. 24 de la revista 50_easy. 2004. España)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: