Sasha Baranovskaya

agosto 8, 2019

© Sasha Baranovskaya, 2018

© Sasha Baranovskaya, 2018

 

(Diciembre 2018)

-¡Hola Sasha! ¿Por qué has elegido ilustrar el sueño de David?
Me gusta porque es muy visual y tiene imágenes poderosas: la estatua, la bola de discoteca, la habitación de un niño. Es fácil imaginar una ilustración. Me gusta también que puede ser un buen sueño o una pesadilla.

-David lo soñó a los 8 años, ¿qué soñabas a esa edad?
¡Es tan difícil recordar! Tenía muchísima imaginación pero más hacia el lado de las pesadillas. Imaginaba criaturas espantosas a mi alrededor. Me encantaba la mitología y el cine fantástico.

-¿Te pareces a la Sasha niña?
Ahora soy mucho más racional. Todavía me gusta inventar cosas e historias, pero ahora están relacionadas con mi vida regular. Todavía me encanta soñar y recordar lo que soñé.

-¿Cómo funcionan tus sueños?
Tengo toda clase de sueños, desde los más aburridos hasta los recurrentes y los más locos y revueltos. Hace poco volví a soñar que mientras veo la luna en el cielo aparece más de un sol. Es un sueño recurrente, inquietante y hermoso.

-Tienes un cómic llamado “dreams ’92-’15” que mezcla tus sueños con fantasía, ¿de qué trata?
En su mayoría es ficción, pero hay pasajes basados en sueños que tuve en distintos periodos de mi vida. También es un libro para colorear, quería que se pudiera leer y algo más. Trata sobre la libertad para hacer en sueños lo que queremos, y lo que hacemos no siempre nos hará sentir orgullosos.

-¿Cuál es tu hogar ideal?
Un hogar es donde está mi persona favorita, un lugar donde vivo con mis reglas. Creo que mi hogar ideal es más una sensación que una forma. Me gustaría que entrara mucha luz.

-Cuéntame un sueño reciente.
Estoy en un apartamento, sé que vivo allí con mi familia. Salgo por algún asunto urgente y dejo la puerta sin cerrojo. Cuando regreso no hay nadie en casa pero siento una presencia invisible. Y los muebles están cambiados, creo que me equivoqué de apartamento. Luego me doy cuenta que sólo ha cambiado el diseño de los objetos y que éstos ocupan su lugar habitual. Por ejemplo, el reloj está en su lugar de siempre, pero su aspecto ha cambiado. Empiezo a llorar y llamo a todos para que vuelvan, pero sólo escucho que alguien dice: “Aprende a cerrar esta puerta”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: