© Edmon, 2018
© Edmon, 2018

Este viernes 2 de noviembre, soñaremos en Canarias durante el taller de sueños de la Feria de Fanzine CoZidos 2018, ¡estás invitado!

(Dibujo de Edmon, ilustrando un sueño de Cristina).

Anuncios

COLIBRÍES ROJO DIAMANTE

abril 1, 2018

COLIBRÍES ROJO DIAMANTE. Sueños IlustradosColibríes Rojo Diamante. Sueños Ilustrados.
Ginnungagap & elmonstruodecoloresnotieneboca, 2018.

Colibríes Rojo Diamante” es un libro ilustrado, un experimento, un juego.

En la dinámica habitual de “elmonstruodecoloresnotieneboca”, los sueños de niñas y niños son ilustrados por dibujantes adultos.

En este libro, el tándem se invierte: los sueños de 15 ilustradoras son ilustrados por centenares de niñas y niños.

El resultado es inesperado y hermoso, y ha sido compilado en 88 páginas y dos colores por Ginnungagap y elmonstruodecoloresnotieneboca.

Colibríes Rojo Diamante -

Una vez soñé que había descubierto que en el río, junto al muro donde a los turistas les gustaba sentarse a convivir, había en el fondo del agua muchas monedas que habían dejado caer de sus bolsillos. Y yo, con mi traje de buzo, iba recogiendo muchas muchas monedas del fondo para hacerme rica. No quería contárselo a nadie para que no me robaran la idea.
Mariana Malhão.

Dibujo de Hugo, 9 años
Dibujo de Hugo, 9 años.

Illustrated dream by Mariana Malhão & HugoMariana Malhão (23 años) & Hugo (9 años).

Encuentro un asiento muy cerca del escenario. Sarah se ve hermosa interpretando el papel de reina con su vestido brillante. Sin dejar de bailar, Sarah baja del escenario, se acerca a mí y grita “¡Es ella!”, y me acaricia la cara con sus mejillas. Regresa al escenario y de pronto veo un trocito de sus nalgas. Veo que no está cómoda mientras baila porque ya se ha dado cuenta de que no lleva bragas. Sarah vuelve a mí, los reflectores nos apuntan, me susurra al oído: “¡Olvidé las bragas!”. “Lo sé”, respondo. El teatro está repleto de gente y todos nos miran. Discretamente me quito mis bragas, ella se las pone y regresa al escenario. Al fin puede bailar tranquilamente.
Lola Tinnirello.

Dibujo de Lucía, 7 años
Dibujo de Lucía, 7 años.

Illustrated dream by Lola Tinnirello & Lucía

Lola Tinnirello (29 años) & Lucía (7 años).

Soñé que me despertaba. Estoy acostada en la cama y sé que hay alguien en mi cuarto pero no veo a nadie. La persona invisible me habla, tiene una voz profunda pero no entiendo lo que dice. No comprendo su idioma. Luego me doy cuenta que sigo dormida, y trato de despertar.
Marika Haustein.

Dibujo de Jac, 8 años
Dibujo de Jac, 8 años.

Illustrated dream by Marika Haustein & Jac

Marika Haustein (33 años) & Jac (8 años).

COLIBRÍES ROJO DIAMANTE. Sueños ilustradosLola Tinnirello (29 años) & Fátima (9 años).

CRD_25_texts

COLIBRÍES ROJO DIAMANTE. Sueños ilustradosPascale Küng (29 años) & Flora (7 años).

COLIBRÍES ROJO DIAMANTE. Sueños ilustradosCamille Perrochet (29 años) & Nils (6 años).

Las soñadoras-ilustradoras
Colombia, Suiza, Portugal, Francia, Bélgica, Rusia y Alemania son los países cuna de este excepcional grupo de soñadoras-ilustradoras: Martina Walther, Martha Verschaffel, Lola Tinnirello, Maria Tetzlaff, Camille Perrochet, Barbara Meuli, Sainte Maria, Mariana Malhão, Pascale Küng, Rina Jost, Orphea Heutling, Marika Haustein, Malena Guinet, Zora Glauser, Maja Behrmann.

Los editores
Rina Jost es también ilustradora y desde Suiza dirige el sello “Ginnungagap“.
Roger Omar coordina “elmonstruodecoloresnotieneboca”, la colección de sueños ilustrados donde participan niños, niñas e ilustradores de todo el mundo, desde 2002.

Colibríes Rojo Diamante” nació en Septiembre 2016 y se publicó en Abril 2018. La edición es bilingüe inglés-español. Además de colibríes rojos, este libro contiene flores amarillas, sangre de leopardo, monedas y dinosaurios.

Desde aquí agradecemos a los 262 niñas y niños dibujantes, a sus entusiastas maestros, al colegio suizo St. Karli (en Lucerna), y a los coles españoles Cervantes (en Buñol), La Salle (en Paterna) y Gregori Mayans (en Gandía).

Más colibríes:
https://red-glittery-hummingbirds.tumblr.com

Cosecha Gallega

marzo 4, 2018

Cazador de sueños / Dibujado por Jano.

Me preguntan por qué recopilo sueños. Según creen, debería tener una razón práctica. Un fin material. Lo hay, pero no es el que ustedes imaginan. ¿Los estudias?, me preguntan. En efecto, pero tampoco como ustedes imaginan. Lo explicaré a lo largo del relato…

Durante mucho tiempo se ha tenido una consideración injusta con los sueños, tomándolos como material de análisis o abusando de la palabra “sueño” para designar lo mágico, lo poético, lo deseado…
Pero “elmonstruodecoloresnotieneboca” está aquí para corregir esos malos hábitos y recuperar la dimensión juguetona y azarosa de los sueños, donde hay tanta magia como miedo, tanto deseo como terror y absurdo. Visiones, proyecciones e intuiciones a cualquier edad. Sueñan los niños, sueñan los gatos, sueñan los insectos (leáse el sueño de la mariposa, de Chuang Tzu).

En octubre de 2017 apareció en mi mapa una región y una misión. La región era Galicia y la misión recopilar sueños para medir su temperatura y color, la incidencia de lluvia y bruma en las historias allí soñadas. Una misión muy metódica, muy práctica, a cumplir con la disciplina milimétrica que me caracteriza. Emprendí el vuelo.

A Coruña, 24/Oct/
Aterrizando en A Coruña, 24 Oct 2017.

Antes de una cosecha de sueños suelo tener una certeza y varias dudas. ¿Cuántos sueños voy a recopilar? ¿Soñará un niño gallego el mismo sueño que soñó una niña irlandesa? ¿Escribirán los niños gallegos sus sueños en gallego? ¿Habrá en los sueños más submarinos que naufragios?
La certeza es que, sin importar cuántos soñadores participen ni dónde, siempre aportarán sueños que son joyas, dignos de ser contados, compartidos, ilustrados.

En A Coruña no contacté previamente con ninguna escuela. Caminando por la ciudad le pregunté a un hombre que pasaba dónde estaba la escuela más cercana. Además de ser una persona muy amable, resultó ser un maestro jubilado. Me indicó el camino para llegar a la playa, que era el mismo camino para llegar a la escuela. Allí, en uno de los grupos de cuarto de primaria, recopilé los primeros 25 sueños.

A Coruña, 25 Oct 2017
Desde el enorme ventanal de la escuela los niños tienen esta vista del mar.

Ésa fue la primera de cinco escuelas de A Coruña y Lavacolla, donde niñas y niños de 6 a 12 años de edad me compartirían 480 sueños.

(Continuaré luego con este relato, ahora me voy a dormir).

Sello cazador: Jano.

Martina Walther

febrero 21, 2018

© Martina Walther

Lovely diplodocus made by Martina Walther, for elmonstruodecoloresnotieneboca

Musgo Espeso. By Katharina Kulenkampff

Musgo Espeso. By Katharina Kulenkampff

(POST POR ARREGLAR)

A Katharina le gusta dibujar puntitos y líneas. Parece obsesiva pero quizá es paciente, cordial y amorosa. Su gusto por el dibujo nació gracias a una de sus tías, que le regaló sus primeros lápices y el libro “Cómo dibujar dinosaurios y pájaros”. En efecto, los dinosaurios y los pájaros son responsables de la aparición de buenos dibujantes por todo el mundo.

A Katharina le gusta pasear con su perro, andar descalza por la hierba y en ocasiones come nueces mientras dibuja. Sus ilustraciones -llenas de detalles- las consigue jugando con el recurso más primario del dibujo: la línea.
No magias ni copias y pegas. Puras líneas y puntitos. Apariciones, paisajes, huellas, espejismos.
Sus personajes llevan trajes y peinados que ella misma diseña.

 

Con una disposición paciente, cordial y amorosa, Katharina ilustró “Musgo Espeso”, un librito que reúne 11 sueños de artistas costarricenses.

Sueños soñados (viva el pleonasmo) entre mayo y junio de 2016 y que, sin pretenderlo (pues han sido escritos a modo de registro), poseen la simplicidad y maestría de los buenos relatos breves. Cosa que me resulta increíble porque se trata de “ficción” generada durante el sueño.

Aquí uno:
“Era empleada doméstica en un edificio donde el dueño era un programador. Me empezó a invitar a salir pero no hablaba, sólo lo hacía por medio de los walkie-talkies del trabajo, con una pantalla tipo DOS. Nunca escuché su voz, sólo leía sus mensajes en la pantalla negra. Nos casamos y empezamos una familia pero sólo nos comunicábamos por este medio”.
(Deva)

Musgo Espeso. By Katharina Kulenkampff

Y otro:
“Tras caminar por un pasillo muy angosto abrí un puerta, ahí me recibió una señora algo mayor pero muy carismática y con unas orejas enormes, gigantes. Me dio unas orejas iguales para que las colocara sobre las mías y me invitó a caminar por un pueblito donde todas las personas tenían orejas similares, pues la regla era hablar a muy bajo volumen, casi susurrando”.
(Miguel)

Musgo Espeso. By Katharina Kulenkampff

Y otro:
“Hieleras en el camino, un lugar parecido al desierto pero tropical. Esperaba y esperaba, con hambre e incertidumbre. En una de las hieleras una niña tomaba leche en chupón, parecía un venado recién nacido. Se nos acabó la compañía, sólo quedamos tú y yo”…
(Verónica)

El título del libro está inspirado en un sueño, y este sueño ha servido a la vez para vertebrar visualmente la edición.

Aquí está:
“Estaba en un edificio altísimo, de al menos una centena de pisos, tipo hotel pintado con cal tailandés, rodeado de lianas y musgo espeso. Dentro era un caos visual. Escaleras al revés, escaleras que se estrechaban y terminaban en una pared. Solares donde había un bazar clandestino y donde sólo busqué cigarrillos. La casa estaba llena de entes y espíritus”.
(Deva)

Musgo Espeso. By Katharina Kulenkampff

 

“Musgo Espeso” ha sido editado por elmonstruodecoloresnotieneboca (feliz de haberlo publicado), gracias al apoyo de la Librería Francesa (San José, Curridabat, Costa Rica). Además de la versión original de los sueños en castellano, el pequeño volumen incluye una traducción al francés realizada por Deva Izurieta.

El libro fue impreso en risografía rosa y azul, en Tutiplen Press, con tirada numerada de 80 ejemplares.
“Musgo Espeso” es uno de los frutos del taller realizado el 4 de Junio de 2016 en la Librería Francesa.

Muchas gracias a Carlos Maiques, Ramón Mena, Katharina Kulenkampff, Pablo (apellido) y especialmente a todos los soñadores.
Puedes adquirir un ejemplar en la Librería Francesa, para leerlo antes de que la tinta desaparezca de sus páginas.

Una tarde dibujando caballos

diciembre 30, 2017

© Carlos MaiquesNo me importa ver la película ya comenzada ni salirme antes de que
acabe. Los comienzos y finales no me interesan. Me importa la parte
intermedia, los puentes, las piezas intercambiables, la sugerencia, la
porción del todo. Lo mismo me gusta de los sueños: su territorio
quebradizo que conecta realidad y fantasía. Me gusta también la
textura que adquiere un sueño que se escribe, su forma única entre la narrativa y la poesía.

Desde hace 14+1×2-10-5 años recopilo sueños escritos por niñas y niños,
sorprendido por la potencia de su narrativa simple y libre de
pretensiones literarias. Pero en muchos casos exquisitamente
literaria.
© Carlos Maiques
En el año 2016, un azaroso taller de sueños con autores costarricenses (adultos) volvió a sorprenderme. Recordé mi afán inicial por publicar libros exclusivamente de sueños como quien publica libros exclusivamente de poesía o de cuentos. Recordé mi
atracción por la obra de autores como el uruguayo Felisberto Hernández (recomiendo sus cuentos) y mi gusto impulsivo por comer empezando por
el postre.

© Carlos Maiques

Realicé este taller junto con la Librería Francesa de Costa Rica y en
compañía de Carlos Maiques, que ilustró en vivo y vía Skype algunos de
los sueños de los participantes, que a su vez son dibujantes o pintores (y sin que ellos pretendan, buenos escritores).

© Carlos Maiques

En la foto, los participantes del taller reunidos en la Librería Francesa (Curridabat, San José, Costa Rica) el sábado 4 de junio 2016. Tras el lente, Carlos Maiques y Roger Omar.
© Carlos Maiques
(Una tarde de julio 2017 me reuní con Carlos para dibujar caballos. Los suyos
acompañan este quebradizo post).

A Coruña

noviembre 1, 2017

Octubre 2017 —> Recogiendo sueños en A Coruña, Galicia. España.

Dibujo de Carmen, 9 años. 2017.

 

Dibujo de Carmen, 9 años.

Muchas gracias a niñas y niños soñadores, Juan, Jano, Isabel, Guillermo, Andrés, Rosa, Ramón, Pepe, Paco, Elena… y a los amables colegios Labaca, Eusebio Da Guarda, Concepción Arenal.